DIOS NOS HA HABLADO POR MEDIO DE JESÚS

HEBREOS 1: 1-3

 

Hace mucho tiempo, Dios habló muchas veces y de diversas maneras a nuestros antepasados por medio de los profetas. Y ahora, en estos últimos días, nos ha hablado por medio de su Hijo. Dios le prometió todo al Hijo como herencia y, mediante el Hijo, creó el universo. El Hijo irradia la gloria de Dios y expresa el carácter mismo de Dios, y sostiene todo con el gran poder de su palabra. Después de habernos limpiado de nuestros pecados, se sentó en el lugar de honor, a la derecha del majestuoso Dios en el cielo. 

Hacía bastante tiempo que quería hacer una incursión en esta epístola tan interesante, especialmente por la centralidad que Jesús y su obra ocupan en la misma. La introducción, que corresponde a los versículos reproducidos, ya centra el texto alrededor de quien es Jesús y que lugar tiene en el esquema del universo.

Podemos observar un contraste antes y ahora. Antes Dios había hablado por medio de los profetas, de muchos modos y de muchas maneras. Ahora lo hace, y de forma definitiva, por medio de Jesús. De Él se dice que ha sido constituido heredero de todo el universo y por medio de cuál todo lo creado ha venido a existencia. Jesús es también quien nos ha limpiado de nuestros pecados y está sentado en las alturas al lado del trono soberano de Dios.

Todo lo anterior es ya, por sí mismo, una buena demostración del papel importante del Maestro de Nazaret, sin embargo, para mí, este no ha sido el punto central, el que más me ha llamado la atención, sino más bien la afirmación que es irradia la gloria de Dios y expresa el carácter del mismo Dios. Esto es importante y muy digno de ser considerado. El anónimo autor de esta carta está afirmando -como lo hacen otros autores del Nuevo Testamento- que Dios es como Jesús. Si, si, he afirmado bien, que cuando miro a Jesús estoy viendo y teniendo una imagen real de cómo es el auténtico Dios, porque la afirmación de la Escritura es que Dios es como Jesús. Al pensar en esto tiene todo el sentido la afirmación del evangelio de Juan que dice, a Dios nadie le ha visto jamás, sin embargo, el hijo, que estaba en su seno nos lo ha dado a conocer.

¿Cuál es la importancia que tiene esto? Para mí mucha, especialmente cuando hay imágenes de Dios en conflicto, porque cuando esto suceda Jesús es el árbitro final acerca de cómo es Dios porque justamente Él lo es. Siempre hemos hablado de las visiones de Dios tan diferentes del Nuevo y del Viejo Testamento. Jesús resuelve el problema, en caso de duda no hay que olvidar que, como dice el texto, ahora nos ha hablado por medio de Jesús.

UN PRINCIPIO

MIRAR A JESÚS ES MIRAR A DIOS

UNA PREGUNTA

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE ESTO PARA TU COMPRENSIÓN DE DIOS?