GÉNESIS 36

Este pasaje, una genealogía, nos describe a todos los descendientes de Esaú y su traslado a la montaña de Seir que será, desde entonces, el habitat natural de los edomitas, es decir, los descendientes del hermano de Jacob. Precisamente, con este capítulo acaba el conocido como ciclo de Jacob.