RECONOCER LA GRACIA

GÉNESIS  32:1-22

(2) Jacob siguió su camino, y unos ángeles de Dios le salieron al encuentro. (3) Cuando Jacob los vio, dijo: «Éste es un ejército de Dios.» Por eso llamó Mahanaim a aquel lugar.

(4) Jacob envió unos mensajeros a la tierra de Seír, que es la región de Edom, para anunciarle su llegada a su hermano Esaú,(5) y les dio este mensaje: «Díganle a mi hermano Esaú: "Su hermano Jacob se pone a sus órdenes, y le manda a decir: He vivido con Labán todo este tiempo, (6) y tengo vacas, asnos, ovejas, esclavos y esclavas. Envío este mensaje a mi señor, esperando ganarme su buena voluntad."»

(7) Cuando los mensajeros regresaron, le dijeron a Jacob:

—Fuimos a ver a su hermano Esaú, y ya viene él mismo para recibirlo a usted, acompañado de cuatrocientos hombres.

(8) Al oír esto, Jacob tuvo mucho miedo y se quedó muy preocupado. Dividió entonces en dos grupos la gente que estaba con él, y también las ovejas, vacas y camellos, (9) pues pensó: «Si Esaú viene contra un grupo y lo ataca, el otro grupo podrá escapar.»(10) Luego comenzó a orar: «Señor, Dios de mi abuelo Abraham y de mi padre Isaac, que me dijiste que regresara a mi tierra y a mis parientes, y que harías que me fuera bien: 10 (11) no merezco la bondad y fidelidad con que me has tratado. Yo crucé este río Jordán sin llevar nada más que mi bastón, y ahora he llegado a tener dos campamentos. 11 (12) ¡Por favor, sálvame de las manos de mi hermano Esaú! Tengo miedo de que venga a atacarme y mate a las mujeres y a los niños. 12 (13) Tú has dicho claramente que harás que me vaya bien, y que mis descendientes serán tan numerosos como los granitos de arena del mar, que no se pueden contar.»

13 (14) Aquella noche Jacob durmió allí, y de lo que tenía a la mano escogió regalos para su hermano Esaú: 14 (15) doscientas cabras, veinte chivos, doscientas ovejas, veinte carneros, 15 (16) treinta camellas recién paridas, con sus crías, cuarenta vacas, diez novillos, veinte asnas y diez asnos. 16 (17) Luego les entregó a sus siervos cada manada por separado, y les dijo:

—Adelántense, y guarden alguna distancia entre manada y manada.

17 (18) Al primero que envió, le ordenó:

—Cuando te encuentre mi hermano Esaú, y te pregunte quién es tu amo, a dónde vas y de quién son los animales que llevas,18 (19) contéstale: "Es un regalo para usted, mi señor Esaú, de parte de Jacob, su servidor. Por cierto que él mismo viene detrás de nosotros."

19 (20) También al segundo que envió, y al tercero, y a todos los que llevaban las manadas, les dijo:

—Cuando encuentren a Esaú, díganle lo mismo, 20 (21) y díganle también: "Jacob, su servidor, viene detrás de nosotros."

Y es que Jacob pensaba: «Voy a calmar su enojo con los regalos que le envío por delante, y luego lo veré personalmente. Tal vez así me recibirá bien.» 21 (22) Así, pues, los regalos se fueron antes, y él se quedó a pasar la noche en su campamento.

Yo no merezco el amor y la fidelidad que has tenido con este siervo tuyo. Puedo hacer mías estas palabras de Jacob, reflejan de forma perfecta mi experiencia de Dios. Por un parte, mi total carencia de merecimiento de todo aquello que Él ha hecho por mí, mi vida, mi familia. Eso es simple y llanamente gracia. Gracia es tratar a alguien bien sin que haya en el recipiente de la misma ningún merecimiento, nada que lo hago depositario de la misma. Gracia, como tantas veces he comentado es tratar a alguien bien a pesar de y nunca debido a.
Por otra, un Dios que se caracteriza por el amor y la fidelidad. Lo cierto es que si miro atrás una y otra vez ambas realidades son notables y presentes en mi vida, en mi experiencia, en mi caminar con el Señor y siempre por parte de Él. Me doy cuenta que también han habido muchas ocasiones en las que tal vez, por no pararme, por no reflexionar, por no mirarlo con detenimiento, he omitido y no he sido capaz de reconocer tanto amor y fidelidad.
UN PRINCIPIO
DIOS SE RELACIONA CON NOSOTROS CON AMOR Y FIDELIDAD
UNA PREGUNTA
¿CÓMO RESPONDO YO A ESE AMOR Y FIDELIDAD?