GÉNESIS  24:1-27

BUSCA ESPOSA PARA MI HIJO

Abraham era ya muy viejo, y el Señor lo había bendecido en todo. Un día llamó al más viejo de sus siervos, el que estaba a cargo de todo lo suyo, y le dijo:

—Pon tu mano debajo de mi muslo, y júrame por el Señor, el Dios del cielo y de la tierra, que no dejarás que mi hijo Isaac se case con una mujer de esta tierra de Canaán, donde yo vivo, sino que irás a mi tierra y escogerás una esposa para él entre las mujeres de mi familia.

El siervo le contestó:

—Pero si la mujer no quiere venir conmigo, ¿qué hago? ¿Debo entonces llevar a su hijo a la tierra de donde usted salió?

Abraham le dijo:

—¡No, no lleves allá a mi hijo! El Señor, el Dios del cielo, que me sacó de la casa de mi padre y de la tierra de mis parientes y me prometió dar esta tierra a mis descendientes, también enviará su ángel delante de ti para que traigas de allá una esposa para mi hijo. Si la mujer no quiere venir contigo, quedarás libre de este compromiso, pero ¡de ninguna manera lleves allá a mi hijo!

Entonces el siervo puso la mano bajo el muslo de su amo Abraham, y le juró que haría lo que le había pedido. 10 Después escogió regalos entre lo mejor que su amo tenía, tomó diez de sus camellos y se fue a la ciudad de Nahor, en Mesopotamia.11 Cuando el siervo llegó a las afueras de la ciudad, ya empezaba a oscurecer. A esa hora las mujeres van a sacar agua. El siervo hizo descansar a los camellos junto a un pozo de agua, 12 y comenzó a orar: «Señor y Dios de mi amo Abraham, haz que hoy me vaya bien, y muéstrate bondadoso con mi amo. 13 Voy a quedarme aquí, junto al pozo, mientras las muchachas de este lugar vienen a sacar agua. 14 Permite que la muchacha a la que yo le diga: "Por favor, baje usted su cántaro para que yo beba", y que me conteste: "Beba usted, y también les daré agua a sus camellos", que sea ella la que tú has escogido para tu siervo Isaac. Así podré estar seguro de que has sido bondadoso con mi amo.»

15 Todavía no había terminado de orar, cuando vio que una muchacha venía con su cántaro al hombro. Era Rebeca, la hija de Betuel. Betuel era hijo de Milcá y de Nahor, el hermano de Abraham. 16 Rebeca era muy hermosa, y además virgen; ningún hombre la había tocado. Bajó al pozo, llenó su cántaro, y ya regresaba 17 cuando el siervo corrió a alcanzarla y le dijo:

—Por favor, déjeme usted beber un poco de agua de su cántaro.

18 —Beba usted, señor —contestó ella.

Y en seguida bajó su cántaro, lo sostuvo entre las manos y le dio de beber. 19 Cuando el siervo terminó de beber, Rebeca le dijo:

—También voy a sacar agua para sus camellos, para que beban toda la que quieran.

20 Rápidamente vació su cántaro en el bebedero y corrió varias veces al pozo, hasta que sacó agua para todos los camellos.21 Mientras tanto el siervo la miraba sin decir nada, pues quería estar seguro de que el Señor había hecho que le fuera bien en su viaje. 22 Cuando los camellos terminaron de beber, el hombre tomó un anillo de oro que pesaba como seis gramos, y se lo puso a ella en la nariz. También le dio dos brazaletes de oro que pesaban más de cien gramos, 23 y le dijo:

—Dígame por favor de quién es usted hija, y si hay lugar en la casa de su padre donde mis hombres y yo podamos pasar la noche.

24 Y ella contestó:

—Soy hija de Betuel, el hijo de Milcá y de Nahor. 25 En nuestra casa hay lugar para que usted pase la noche, y también suficiente paja y comida para los camellos.

26 Entonces el siervo se arrodilló y adoró al Señor, 27 diciendo: «¡Bendito sea el Señor, el Dios de mi amo Abraham, pues ha sido fiel y bondadoso con mi amo, y me ha dirigido en el camino a la casa de sus parientes!»

¡De ninguna manera lleves allí a mi hijo! Esta frase resume la preocupación de Abraham. No deseaba que bajo ningún concepto su hijo regresara a la tierra de la cual había salido para convertirse en peregrino sobre una tierra que nunca llegaría a poseer.
Este pasaje me ha hecho pensar, en la tentación de volver atrás. Siempre es más fácil instalarse en la comodidad de la vida sedentaria que continuar el peregrinaje. Ser sedentario, estar establecido, siempre produce más tranquilidad, menos tensiones, más seguridad, más certidumbre acerca del presente y del futuro. Lo contrario, el peregrinaje, la vida nómada, es más salvaje, más insegura, más inestable, más dependiente.
Hay un sedentarismo espiritual que nos hace olvidar nuestra identidad como peregrinos, como seguidores de Jesús. Hay grados de sedentarismo espiritual. Algunos han olvidado totalmente el llamamiento a construir el Reino y construyen únicamente su propio proyecto personal. Otros, han cambiado la aventura del seguimiento por la seguridad del templo, han confundido la vida de seguimiento de Jesús con la acomodación religiosa.
Pienso en mi vida personal y me doy cuenta cuán fácil es volver a la tierra de la que salimos. La exclamación de Abraham ¡De ninguna manera regresaré allí! lo hago propia.
UN PRINCIPIO
EL SEDENTARISMO ESPIRITUAL ACECHA
UNA PREGUNTA
¿SEGUIMIENTO O SEDENTARISMO?