SET

GÉNESIS 4: 25-26

25 Adán volvió a unirse con su esposa, y ella tuvo un hijo al que llamó Set, pues dijo: «Dios me ha dado otro hijo en lugar de Abel, al que Caín mató.»

26 También Set tuvo un hijo, al que llamó Enós. Desde entonces se comenzó a invocar el nombre del Señor


El asesinato de Abel a manos de su hermano y lo que conocemos acerca de los descendientes de Caín, tal y como aparece expresado en la canción de Lamec, no parecían dejar lugar para mucha esperanza.

Pero estos versículos nos hablan de la misericordia de Dios por medio del nacimiento de un nuevo hijo para Adán y Eva. El propio significado del nombre del recién nacido "Él ha dado", nos muestra que a pesar de que Abel estaba muerto y Caín descalificado, la gracia y bondad del Señor continuaban manifestándose.

Si comparamos los descendientes de Caín -nuevamente reflejados en la canción de Lamec- con la línea sucesora de Set vemos un afilado contraste. Los primeros se caracterizaron por su violencia, los segundos por invocar el nombre del Señor.

Es cierto que ya había un reconocimiento del nombre de Dios y existían, como sabemos por la propia historia de Caín y Abel, sacrificios ofrecidos en su nombre. La misma Eva, cuando nace Set, y como ya he mencionado con anterioridad, reconoce que proviene del Señor. Los estudiosos de las Escrituras indican, sin embargo, que aquí se produce un salto cualitativo y que podemos comenzar a hablar de un culto público al Señor.


UN PRINCIPIO

INVOCAR EL NOMBRE DEL SEÑOR TIENE UNA DIMENSIÓN PÚBLICA

UNA PREGUNTA

¿DE QUÉ MODO ESTÁ PRESENTE EN TU VIDA ESTA DIMENSIÓN PÚBLICA?