COSMOGONÍAS XVI

RUPTURA EN LA RELACIÓN CON LA CREACIÓN

GÉNESIS 3: 17-19

Al hombre le dijo:

—Como le hiciste caso a tu mujer y comiste del fruto del árbol del que te dije que no comieras, ahora la tierra va a estar bajo maldición por tu culpa; con duro trabajo la harás producir tu alimento durante toda tu vida. 18 La tierra te dará espinos y cardos, y tendrás que comer plantas silvestres. 19 Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste formado, pues tierra eres y en tierra te convertirás.

Ya hemos visto como la declaración de independencia del ser humano con respecto a Dios provocó una ruptura en su relación con Dios, consigo mismo y con otros seres humanos. La última consecuencia indeseada de la rebelión contra el Señor es una ruptura con la creación de Dios.
Adán y Eva habían recibido la responsabilidad de ser cuidadores y mayordomos de todo lo creado por el Señor, ahora se convertirán en depredadores y destructores de aquello que tenían la responsabilidad de preserva. De nuevo vemos al Señor, no decretando, sino declarando, los efectos que sobre su creación traerá la actitud humana, la tierra va a estar bajo maldición por tu culpa.

Toda la creación, sin excepción, sufre las consecuencias de nuestra rebelión y sufre de forma pasiva porque no es responsable de nuestra irresponsabilidad. La creación se ve bajo maldición como consecuencia de nuestras acciones y aún, a día de hoy, seguimos destruyendo, depredando, abusando y llenando de maldición la tierra que el Señor nos ha dado.
Todavía, sin embargo, es más triste que algunos cristianos justifiquemos esa destrucción del medio ambiente, ese aniquilamiento de la biodiversidad, ese esquilmar los recursos disponibles, en base a nuestra pretendida superioridad sobre el resto de lo creado, en base al mandamiento de dominar la tierra que, como ya vimos, venía a significar cuidar y preservar. El ser humano no es el rey de la creación, es un tirano malévolo, antropocéntrico y que ha extendido la muerte que es la paga del pecado por toda la tierra.
El propio apóstol Pablo habla acerca de los efectos del pecado sobre la creación de Dios cuando afirma en Romanos 8:

18Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada.19Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios.

20Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza

21de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.

22Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora.

Sólo tenemos que escuchar las noticias en la radio o verlas en la televisión o, simplemente, mirar a nuestro alrededor y observar cómo hemos dañado la creación de Dios y cómo estamos destruyendo aquello que fuimos llamados a cuidar y preservar.

 

UN PRINCIPIO

EL PECADO HA ROTO NUESTRA RELACIÓN CON LA CREACIÓN.

UNA PREGUNTA

¿EN QUÉ MODO TU ESTILO DE VIDA PROTEGE O PRESERVA LA CREACIÓN?