COSMOGONÍA XIV

RUPTURA EN LAS RELACIONES ENTRE LOS SERES HUMANOS

GÉNESIS 3:13-16

13 Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer:

—¿Por qué lo hiciste?

Y ella respondió:

—La serpiente me engañó, y por eso comí del fruto.

14 Entonces Dios el Señor dijo a la serpiente:

—Por esto que has hecho, maldita serás entre todos los demás animales. De hoy en adelante caminarás arrastrándote y comerás tierra. 15 Haré que tú y la mujer sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón.

16 A la mujer le dijo:

—Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti.

Este pasaje nos narra otra de las consecuencias indeseadas de la rebelión del ser humano contra la autoridad soberana de Dios, una ruptura en las relaciones interpersonales, ejemplificada aquí por la ruptura en la relación entre Adán y Eva.

El estado del ser humano antes de declararse autónomo e independiente de Dios podría ser definido por la palabra armonía. Había una armonía interna, una armonía en la relación con el Creador, una armonía entre ellos y con la creación en su conjunto. La rebelión introduce un factor de ruptura y aquella armonía se rompe. Hemos visto como se rompió la relación con el Señor, como el ser humano se fracturó internamente y hoy veremos como las relaciones interpersonales se rompen y, nunca más, vuelven a ser las mismas.

Cuando Adán es cuestionado por Dios acerca de su conducta culpa a Eva de todo el incidente. Es curioso porque en vez de asumir de forma solidaria y conjunta responsabilidad por sus acciones, Adán no tiene el más mínimo inconveniente en culpar a Eva si con ello puede salvar su miserable pellejo. El pecado ha roto la relación entre ellos, ha abierto una brecha y cambiado la naturaleza de las mismas.

Este pasaje, recordemos que es la cosmogonía cristiana, nos da luz del porqué las relaciones entre nosotros son tan complejas, complicadas e incluso pueden llegar a ser tan dolorosas y destructivas. Todos nosotros hemos experimentado, o estamos experimentando en estos momentos, el dolor de relaciones rotas. Esta dificultad en las relaciones puede llegar incluso a darse con aquellos que, al menos teóricamente, amamos más y son más cercanos a nosotros, padres, hermanos, hijos, familia en general. Desde la rebelión del ser humano las relaciones ya no son como acostumbraban ser. Todos hemos sufrido por lo que otros nos han hecho y, al mismo tiempo, hemos hecho sufrir física, emocional o espiritualmente a otros seres humanos. La cosa se vuelve aún más dramática cuando aquellos que se suponen que nos deberían cuidar, nutrir y amar son nuestra principal fuente de sufrimiento e incluso abuso.

 

UN PRINCIPIO

EL PECADO A ROTO NUESTRA RELACIÓN CON OTROS SERES HUMANOS.

UNA PREGUNTA

¿QUÉ RELACIONES TIENES ROTAS EN TU ÁMBITO? ¿QUÉ DEBERÍA HACER AL RESPECTO?