ERES LIBRES, PUES CAMINA

GÁLATAS 5:16-25

 

16 Por lo tanto, digo: Vivan según el Espíritu, y no busquen satisfacer sus propios malos deseos. 17 Porque los malos deseos están en contra del Espíritu, y el Espíritu está en contra de los malos deseos. El uno está en contra de los otros, y por eso ustedes no pueden hacer lo que quisieran. 18 Pero si el Espíritu los guía, entonces ya no estarán sometidos a la ley.

19 Es fácil ver lo que hacen quienes siguen los malos deseos: cometen inmoralidades sexuales, hacen cosas impuras y viciosas,20 adoran ídolos y practican la brujería. Mantienen odios, discordias y celos. Se enojan fácilmente, causan rivalidades, divisiones y partidismos. 21 Son envidiosos, borrachos, glotones y otras cosas parecidas. Les advierto a ustedes, como ya antes lo he hecho, que los que así se portan no tendrán parte en el reino de Dios.

22 En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley. 24 Y los que son de Cristo Jesús, ya han crucificado la naturaleza del hombre pecador junto con sus pasiones y malos deseos. 25 Si ahora vivimos por el Espíritu, dejemos también que el Espíritu nos guíe.

26 No seamos orgullosos, ni sembremos rivalidades y envidias entre nosotros.

 

El original habla de caminar en el Espíritu. En las Escrituras caminar es una forma de expresar el vivir cotidiano, la vida de cada día. El apóstol viene a decir lo siguiente: Si Jesús ha comprado, obtenido y otorgado la libertad para vosotros, es lo natural que en vuestro estilo de vida cotidiano se refleje la guía y dirección de su Espíritu, el cual, vive en vosotros.

Es una realidad que quien nos controla determina nuestra conducta. Si nos dejamos llevar por nuestros instintos, por la carne, estos producirán todos los resultados que son mencionados en estos versículos. Contrariamente, si nos dejamos llevar por el Espíritu, este producirá en nosotros los resultados que comúnmente conocemos como los frutos del Espíritu.

Los efectos de uno y otro son totalmente acumulativos, es decir, cuanto más dejas que te guíen y controlen tus instintos más van formando y modelando tu carácter. Lo contrario también es cierto, cuanto más permite la influencia del Espíritu en tu vida más evidentes serán sus frutos. Este proceso acumulativo se evidencia, como no podía ser de otro modo, con el paso del tiempo.

La aplicación para mí es de forma intencional y consciente comenzar el día poniendo en las manos del Espíritu mi vida. Rogándole que sea la influencia más dominante en mí y actuando en consecuencia. Así mismo, respondiendo a sus impulsos y retroalimentación cuando dejo de estar bajo su influencia, de ese modo puedo confesar, rectificar y volver bajo su poder.

 

UN PRINCIPIO

QUIEN TE CONTROLA DETERMINA TU VIDA

UNA PREGUNTA

¿QUIÉN CONTROLA TU VIDA, TUS INSTINTOS O EL ESPÍRITU?