LA LIBERTAD Y SU USO

GÁLATAS 5:1-15

 

Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud.

Escúchenme. Yo, Pablo, les digo que si ustedes se someten al rito de la circuncisión, Cristo no les servirá de nada. Quiero repetirle a cualquier hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la ley. Ustedes, los que quieren ser reconocidos como justos por cumplir la ley, se han apartado de Cristo; han rechazado la generosidad de Dios. Pero nosotros, por medio del Espíritu tenemos la esperanza de alcanzar la justicia basados en la fe. Porque gracias a Cristo Jesús, ya no cuenta para nada estar o no circuncidados. Lo que cuenta es la fe, una fe activa por medio del amor.

Ustedes iban por buen camino. ¿Quién les impidió obedecer a la verdad? No fue cosa de Dios, que los ha llamado. Se dice que «un poco de levadura hace que fermente toda la masa», 10 y yo tengo confianza en el Señor de que ustedes no van a pensar de otro modo; pero Dios castigará a ese que los anda perturbando, no importa quién sea.

11 En cuanto a mí, hermanos, si todavía estuviera yo insistiendo en el valor de la circuncisión, los judíos no me perseguirían, ya que en ese caso el mensaje de la cruz de Cristo no los ofendería. 12 Pero esos que los andan perturbando a ustedes, ¡ojalá se castraran a sí mismos de una vez!

13 Ustedes, hermanos, han sido llamados a la libertad. Pero no usen esta libertad para dar rienda suelta a sus instintos. Más bien sírvanse los unos a los otros por amor. 14 Porque toda la ley se resume en este solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»15 Tengan cuidado, porque si ustedes se muerden y se comen unos a otros, llegarán a destruirse entre ustedes mismos.

 

Pablo explica a sus lectores que si deciden circuncidarse, es decir, añadir ese "algo más" están obligados al cumplimiento de toda la Ley, pasan de ser justificados -es decir, restablecidos en su amistad con Dios- por medio de la fe y la gracia a hacerlo por medio del cumplimiento estricto de una Ley que es imposible de cumplir. La esperanza del apóstol, sin embargo, es que estén centrados y el Señor les ayude a no dejarse llevar por semejantes presiones que darían al traste con su experiencia de seguimiento de Jesús. Finalmente, el mismo Pablo les vuelve a exhortar a mantenerse firmes en esa libertad para la que fueron rescatados y llamados y les pide que la usen, no para dar rienda suelta a los instintos que todos los seres humanos tenemos, sino más bien para "esclavizarse" en la práctica del amor hacia el otro.

El pensamiento que ha impresionado mi mente es mi llamado a ser libre, llamado que es repetido una y otra vez por el apóstol. La advertencia de que no me debo dejar esclavizar por nada ni por nadie. Que la salvación ha sido ganada por medio de la muerte de Jesús, el Señor, en la cruz y, consecuentemente, nada puedo añadir a mi posición de seguridad y estabilidad en Dios. Ahora bien, debo usar esa libertad para hacer el bien. Voluntariamente me hago esclavo, me hago agente de restauración para poder servir a otros por amor.

 

UN PRINCIPIO

USAR LA LIBERTAD GANADA POR CRISTO PARA VIVIR COMO AGENTE DE RESTAURACIÓN DE UN MUNDO ROTO

UNA PREGUNTA

¿CÓMO ESTÁS USANDO ESA LIBERTAD GANADA POR JESÚS?