DIGNIDAD

FILIPENSES 1: 27-30

27 Solamente esto: procuren que su manera de vivir esté de acuerdo con el evangelio de Cristo. Así, lo mismo si voy a verlos que si no voy, quiero recibir noticias de que ustedes siguen firmes y muy unidos, luchando todos juntos por la fe del evangelio, 28 sin dejarse asustar en nada por sus enemigos. Esto es una clara señal de que ellos van a la destrucción, y al mismo tiempo es señal de la salvación de ustedes. Y esto procede de Dios. 29 Pues por causa de Cristo, ustedes no sólo tienen el privilegio de creer en él, sino también de sufrir por él. 30 Ustedes y yo estamos en la misma lucha. Ya vieron antes cómo luché, y ahora tienen noticias de cómo sigo luchando.

Una conducta digna del evangelio, eso es lo que pide Pablo a sus amigos de la ciudad de Filipos. Entiendo que en este contexto dignidad significa congruencia, consistencia, acorde con, a la altura de. Entiendo, también, que no está hablando de la iglesia, en tanto que institución, sino dignidad con respecto al mensaje del evangelio, a la buena noticia de que Dios quiere reconciliar al mundo consigo mismo, que desea que la humanidad y la creación entera puedan ser lo que Él pensó y el pecado convirtió en total y absolutamente inviable.

Pienso en qué áreas debo mostrar dignidad y también en qué niveles. Dios es santo, por tanto, debo vivir una vida digna reflejando su santidad en mi estilo de vida. Dios es justo, por tanto, debo vivir una vida de dignidad persiguiendo, buscando, luchando apasionadamente por la justicia en este mundo roto.

La dignidad debe alcanzar no únicamente áreas de mi vida, también niveles. He de vigilar mis acciones, sin duda, pero también mis motivaciones, mis actitudes, mis valores, mis pensamientos. Asegurarme que están en concordancia con los del Reino.

UN PRINCIPIO

VIVIR DE FORMA CONGRUENTE CON EL EVANGELIO

UNA PREGUNTA

¿CÓMO ESTÁ TU NIVEL DE DIGNIDAD?