CUESTIÓN DE PENSAMIENTO

FILIPENSES 4:8 Y 9

Permitidme ahora, hermanos, que todavía os diga esto: prestad la máxima atención posible a todo lo que sea verdadero, noble, justo, puro, amable, honesto y digno de encomio; esto es, ocupaos en todo lo que es virtuoso y merece alabanza,

y poned por obra lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí. Así el Dios de paz estará con vosotros.

Permitidme ahora, hermanos, que todavía os diga esto: prestad la máxima atención posible a todo lo que sea verdadero, noble, justo, puro, amable, honesto y digno de encomio; esto es, ocupaos en todo lo que es virtuoso y merece alabanza,

y poned por obra lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí. Así el Dios de paz estará con vosotros.

 

En el pasaje, más bien en los versículos anteriores, el apóstol hablaba acerca de la ansiedad y cómo está puede llegar a dominarnos de forma parcial o total haciendo que padezcamos a causa de los escenarios que podemos imaginar y visualizar no importa, como afirmaba, que estos sean reales o sean ficticios.

Pero ¿Quién puede dominar el pensamiento? ¡Cuántas veces nos vemos a nosotros mismos pensando y dándole vueltas a cosas que no nos gustan, que nos hacen daño pero que, lamentablemente, no podemos evitarlo.

¡Ojalá fuera posible desconectar el cerebro, ponerlo en pausa, o simplemente borrar del mismo toda esa caterva de pensamientos destructivos, dañinos, o pecaminosos. Si, ojalá fuera posible, pero yo diría que es harto difícil el poder tener nuestra mente en blanco y evitar pensar.

Pablo nos ofrece una alternativa, centrar nuestros pensamientos en algo diferente, distinto, alternativo. Es bien cierto que no podemos evitar que el cerebro se disparé y de rienda suelta a todo tipo de pensamientos de las categorías antes indicadas. 

Sin embargo, una vez que esto se ha producido no significa, en absoluto que tengamos que seguir alimentando esos pensamientos, dándoles más espacio y centrando nuestra mente en los mismos. El apóstol nos invita a tomar una decisión a ser intencionales y pro-activos en en llenar nuestra mente con pensamientos alternativos que desplacen a los anteriores. Si aquellos se ponen en marcha de forma automática e inconsciente estos han de ser activados por medio de un acto de nuestra voluntad, es una opción, una elección.

Pablo no nos dice nada acerca de qué tipo de pensamientos deben ser, sin embargo si nos habla de las cualidades que deben tener, verdad, nobleza, justicia, pureza, amabilidad, honestidad, dignidad, virtud y digno de ser alabado.

Lo cierto es que esto es un hábito, como todos los positivos, que ha de cultivarse y desarrollarse. Han de trabajarse y, únicamente, con el paso del tiempo dan el resultado esperado y necesario. Lamentablemente, en esta sociedad tan apresurada, pocas personas tienen tiempo para desarrollar la virtud.

 

UN PRINCIPIO

LLENAR NUESTRA MENTE CON PENSAMIENTOS ALTERNATIVOS

UNA PREGUNTA

¿QUÉ TE IMPIDE DESARROLLAR ESE HÁBITO?