EL LLAMADO A UNA DECISIÓN

COLOFÓN

ECLESIASTÉS 12:9-14

Y mientras más sabio llegó a ser el Predicador, más conocimientos impartió a la gente. También se dio a la tarea de estudiar gran número de proverbios, y de clasificarlos ordenadamente. 10 Hizo todo lo posible por encontrar las palabras más adecuadas, para escribir convenientemente dichos verdaderos.

11 Los dichos de los sabios son como aguijones, y una vez reunidos en colecciones son como estacas bien clavadas, puestas por un solo pastor. 12 Lo que uno saca de ellos son grandes advertencias. El hacer muchos libros no tiene fin, y el mucho estudio cansa.

13 El discurso ha terminado. Ya todo ha sido dicho. Honra a Dios y cumple sus mandamientos, porque eso es el todo del hombre. 14 Dios habrá de pedirnos cuentas de todos nuestros actos, sean buenos o malos, y aunque los hayamos hecho en secreto.

 

El Predicador, el autor de este libro, llega al final del tema que ha estado desarrollando. A lo largo del mismo nos ha contrastado dos estilos de vida, la vida bajo el sol y la vida con Dios. Como no podía ser de otra manera su opción es por una vida con el Señor que implica, entre otras cosas, la capacidad de gozar de todas aquellas cosas buenas que Él ha puesto a nuestro alcance y disposición.

Estos versículos marcan su conclusión final. Los primeros nos dan cierta información biográfica sobre el escritor del libro. Los dos últimos son, como hace todo buen escritor, la conclusión final a la que ha llegado y quiere dejar a sus lectores. No vale la pena añadir ningún comentario a los mismos porque, de ninguna manera, los mejoraría. Su colofón es simple y profundo: Honra a Dios y cumple sus mandamientos, porque eso es el todo del hombre. Es el conocimiento de Dios lo que nos lleva a la obediencia, no es la obediencia la que nos mueve a conocerle mejor.

UN PRINCIPIO

El principio de toda sabiduría es honrar a Dios

UNA PREGUNTA

¿En qué áreas deberías aplicar más sabiduría a tu vida?