SUFRIMIENTO Y PECADO III

SABIDURÍA

ECLESIASTÉS 7:11-12

11 Buena y provechosa es la sabiduría para los que viven en este mundo, si además va acompañada de una herencia. 12 Porque la sabiduría protege lo mismo que el dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de darle vida al sabio.

Sabiduría es la idea centra de estos dos versículos. El primero, el número 11 podría, según los estudiosos, traducirse de una manera alternativa, tanto como una herencia es buena y provechosa la sabiduría para los que viven en este mundo. Personalmente, sin ser un erudito, creo que tiene más sentido esta traducción, especialmente porque engarza mucho mejor con el segundo de los textos, la sabiduría protege, eso sí, de una manera mucho más profunda porque tiene la capacidad de dar vida.
La importancia de la sabiduría y su búsqueda es una constante en las Escrituras. No debe confundirse con la inteligencia o el conocimiento. Estos dos últimos tienen que ver con la capacidad de información que poseemos. Pueden dirigirnos o ser un camino que nos ayude a ser más sabios pero, desafortunadamente, una cosa no lleva de forma automática a la otra.
Es por eso que en los últimos tiempos se ha dado tanto énfasis en el mundo secular a la inteligencia emocional, es decir, la capacidad de estar en sintonía con nuestras propias emociones y a la vez ser sensibles a las de los demás. Goleman, el autor del afamado título Inteligencia Emocional, afirma que las personas que triunfan en la vida son aquellas que tienen una buena inteligencia emocional y no, como pudiera creerse, las que tienen un alto coeficiente intelectual.
No estoy afirmando que inteligencia emocional sean sinónimos, pero si cercanos. En la Biblia la sabiduría es la capacidad de vivir la vida acorde con la voluntad y el carácter de Dios. La sabiduría es algo deseable, recordemos la petición del rey Salomón, es algo que viene de Dios y que podemos pedirle porque nos la desea conceder.
El mapa de la sabiduría y el del conocimiento y la inteligencia no coinciden. En mi vida he visto gente con una gran inteligencia y capacidad para hacer dinero que, por otro lado, no tenían la capacidad para vivir la vida con sentido y propósito.
UN PRINCIPIO
Buscar la sabiduría por encima de la inteligencia y el conocimiento
UNA PREGUNTA
¿Qué persigues en tu vida?