SUFRIMIENTO Y PECADO I

REFLEXIONES DESDE EL SUFRIMIENTO

ECLESIASTÉS 7:1-6

1 Vale más la buena fama que el buen perfume. Vale más el día en que se muere que el día en que se nace. 2 Vale más ir a un funeral que ir a divertirse; pues la muerte es el fin de todo hombre, y los que viven debieran recordarlo. 3 Vale más llorar que reír, pues podrá hacerle mal al semblante pero le hace bien al corazón. 4 El sabio piensa en la muerte, pero el necio, en ir a divertirse. 5 Vale más oír reprensiones de sabios que alabanzas de necios. 6 Las risas del necio se parecen al crujir de las zarzas en el fuego, y también son vana ilusión.

Los dichos proverbiales de esta nueva sección están agrupados en torno a un centro temático, que en este caso resulta ser el sufrimiento y el pecado.

En los versículos que hoy consideramos se intenta sacar algún beneficio a la realidad que todos tenemos que enfrentar, en un momento u otro de nuestra experiencia humana, el dolor -vertiente física- y el sufrimiento -vertiente emocional e incluso espiritual. Esta serie de versículos juega con la comparación vale más... que... Algo, que según dicen los comentaristas y entendidos en la Escritura, es común y normal en este tipo de literatura sapiencial.
En el primer versículo el énfasis es en el carácter. Aunque se haya traducido buena fama la idea que se quiere transmitir es la buena reputación fruto de un carácter y una trayectoria de vida.

El siguiente versículo indica la realidad que la muerte es una invitación a pensar y reflexionar sobre la vida y su sentido. Especialmente, porque cada muerte y cada funeral nos desafía con la realidad del nuestro propio.

El tercero nos enfatiza el valor formativo que puede tener el dolor y el sufrimiento. Aunque no se desprenda automáticamente de ello, ambas cosas pueden darnos la oportunidad de pensar, reflexionar y actuar sobre nuestro estilo de vida.

Me ha sorprendido grandemente el cuarto. Creo que el énfasis es en nuestra propensión a escapar, a evadirnos de aquello que nos fuerza a pensar y reflexionar. El escapa es un viejo recurso del genero humano.

A nadie le gusta que le digan lo que no desea oír pero necesita escuchar. Esta es la gran enseñanza que se desprende del quinto de los versículos.

En mi opinión el énfasis de estos versículos es en la importancia de una vida que reflexiona sobre sí misma. No siempre es fácil hacerlo, es preferible siempre la evasión. Sin embargo, el dolor, el sufrimiento, la muerte y la retroalimentación de otros son oportunidades que nos pueden forzar a ese proceso reflexivo aunque, lamentablemente, a menudo, podemos preferir la huída.

UN PRINCIPIO

La vida nos invita a la reflexión, nosotros parecemos preferir la evasión

UNA PREGUNTA

¿Cómo respondes a la invitación de la vida?