LAS QUIMERAS DEL SABIO

ECLESIASTES 1:1-3

1-2 Estos son los dichos del Predicador, hijo de David, que reinó en Jerusalén. 
    ¡Vana ilusión, vana ilusión![a] 
    ¡Todo es vana ilusión! 
 3 ¿Qué provecho saca el hombre 
    de tanto trabajar en este mundo? 

A sugerencia de mi esposa Sara hoy comienzo el estudio del libro de Eclesiastés, un libro que reflexiona sobre algo tan importante como el sentido de la vida. La versión de la Biblia que utilizo como base, BIBLIA TRADUCCIÓN INTERCONFESIONAL, divide la obra en cuatro grandes partes, la primera de las cuales es las quimeras del sabio. Una quimera es algo que se ofrece a la imaginación como posible o alcanzable sin verdaderamente serlo. En este sentido, por los próximos capítulos irán desfilando las quimeras típicas de nuestra sociedad, de cualquier sociedad, para alcanzar el propósito y el sentido de la vida. Porque precisamente este es el tema de este libro ¿Qué sentido y propósito tiene la vida? Esto es lo que se plantea el escritor y sobre lo que reflexionará a lo largo de los diferentes capítulos.

Los versículos arriba reproducidos son la introducción al libro y nos anuncian la idea central sobre la cual será construido, la pregunta que tratará de contestar el autor durante el desarrollo del mismo. Por tanto, y dado que es un proceso, es importante cuando se lee esta reflexión sobre la vida no olvidar cuál es el propósito y que no necesariamente se encontrará la respuesta en el primer capítulo. Los tonos sombríos, negativos y pesimistas son los que pueblan las primeras reflexiones del autor.

¡Vana ilusión, vana ilusión! es la afirmación que hace el escritor. Desde su perspectiva cuando uno, en esos momentos de lucidez que de tanto en tanto tenemos en nuestra existencia, piensa sobre la vida, su sentido y su propósito, cuando uno mira alrededor y es consciente del mundo en el que vivimos y de todo el sufrimiento que nos envuelve, no es de extrañar que se cuestione qué sentido tiene todo. Así comienza el libro, pero el autor va más allá afirmando que todo es vana ilusión, que el sentido de la vida es como querer perseguir al viento, nunca llega uno a alcanzarlo.

Un principio

La necesidad de pararnos y reflexionar sobre el sentido de la vida

Una pregunta

¿Cuándo fue la última vez que te paraste a pensar hacia dónde va tu vida?