1 PEDRO 5:1-4

1 Quiero aconsejar ahora a los ancianos[a] de las congregaciones de ustedes, yo que soy anciano como ellos y testigo de los sufrimientos de Cristo, y que también voy a tener parte en la gloria que ha de manifestarse. 2 Cuiden de las ovejas de Dios que han sido puestas a su cargo; háganlo de buena voluntad, como Dios quiere, y no forzadamente ni por ambición de dinero, sino de buena gana. 3Compórtense no como si ustedes fueran los dueños de los que están a su cuidado, sino procurando ser un ejemplo para ellos. 4 Así, cuando aparezca el Pastor principal,[b] ustedes recibirán la corona de la gloria, una corona que jamás se marchitará.

Pedro se dirige a los dirigentes de la iglesia en estos versículos. Sabemos por la tradición que estas cartas eran leídas en público a toda la congregación, así pues, todos los seguidores de Jesús que estaban en una determinada comunidad eran conscientes de lo que se les estaba pidiendo a los dirigentes o pastores de la misma.

Antes de hablar Pedro deja claras sus propias credenciales, testigo de los sufrimientos y gloria de Cristo y pastor él mismo. A continuación, indica qué debe y qué no debe caracterizar la forma en que se ejerza el liderazgo. Debe ser notorio en un dirigente su buena voluntad, su ánimo dispuesto para servir, su liderazgo por el ejemplo y la total ausencia de motivaciones incorrectas. Por otro lado, no debe actuar como si fuera un dictador, sino siendo consciente de que cuida las ovejas que pertenecen a otro y, consecuentemente, deberá dar cuenta a Jesús, el Señor sobre ellas. Finalmente, el apóstol también indica que recibirán una especial recompensa de Cristo.

Al leer estas palabras pensaba en mi propio estilo de liderazgo y los líderes que tengo y he tenido en el pasado. Estos versículos son un claro espejo en el que puedo y debo mirarme para continuar persistiendo en llegar a ser el tipo de dirigente que Jesús, el Señor, espera de mí.

Un principio

El dirigente de la comunidad cuida ovejas que no son suyas.

Una pregunta

Si lo tienes ¿Cómo es tu estilo de liderazgo? ¿Pueden ver tus ovejas esas cualidades en tu vida?