1 PEDRO 3:18-22

18 Porque Cristo mismo sufrió la muerte por nuestros pecados, una vez para siempre. Él era inocente, pero sufrió por los malos, para llevarlos a ustedes a Dios. En su fragilidad humana, murió; pero resucitó con una vida espiritual,19 y de esta manera fue a proclamar su victoria a los espíritus que estaban presos.[f] 20 Estos habían sido desobedientes en tiempos antiguos,[g] en los días de Noé, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca, en la que algunas personas, ocho en total, fueron salvadas por medio del agua.[h] 21 Y aquella agua representaba el agua del bautismo, por medio del cual somos ahora salvados.[i] El bautismo no consiste en limpiar el cuerpo, sino en pedirle a Dios una conciencia limpia; y nos salva por la resurrección de Jesucristo,[j] 22 que subió al cielo y está a la derecha de Dios, y al que han quedado sujetos los ángeles y demás seres espirituales[k] que tienen autoridad y poder.

 

Interesante pasaje que se presta a todo tipo de elucubraciones y discusiones teológicas. Realmente es difícil de entender ¿Qué querrá decir eso de que proclamó su victoria a los espíritus encarcelados? He leído todo tipo de sugerentes respuestas a dicha pregunta.

Sin embargo, como de costumbre, lo que me llama la atención, lejos de ser las cosas sujetas a especulación, son aquellas que tienen una contundente claridad y que, por tanto, me desafían y me llaman directamente a mi conciencia, me exigen actuar y vivir de modo diferente.

Esto ha sucedido al leer sobre el bautismo, especialmente en la versión que yo uso (La Biblia, Traducción Interconfesional) donde dice al respecto, Bautismo que no consiste en quitar una sociedad corporal, sino en comprometerse ante Dios a llevar una conducta limpia. De nuevo no se trata de lo que creo -que no estoy afirmando que no sea importante- sino de cómo vivo.

Si estoy bautizado debo entender el compromiso que con ello he asumido de vivir en imitación de Jesús como agente de restauración en este mundo roto. Si voy a bautizarme o he de hacerlo, debo asumir que implicará ese estilo de vida. Si estamos desafiando a alguien a dar ese paso, hemos de explicarle con claridad las implicaciones que tiene. Hemos hecho muchas veces énfasis en el aspecto de obediencia al mandato de Jesús y muy pocas en el compromiso de vida.

 

Un principio

El bautismo es un compromiso a un estilo de vida.

Una pregunta

¿Cómo estás viviendo en tu vida personal ese compromiso?