1 JUAN 5:13-17

13 A vosotros, que creéis en el Hijo de Dios e invocáis su nombre, os he escrito estas cosas para que sepáis que tenéis vida eterna;

 14 y estamos seguros de que Dios nos escuchará siempre que le pidamos algo de acuerdo con su voluntad.

 15 Sabemos, pues, que él nos escucha cuando le presentamos nuestras peticiones, y también sabemos, sin ninguna duda, que responderá a lo que le hayamos pedido.

 16 Si alguien ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, ruegue a Dios que le perdone, y Dios le dará la vida si, en efecto, ese pecado no lleva a la muerte. Pero hay pecado que sí lleva a la muerte, y por él no digo que se pida.

 17 Toda clase de maldad es pecado, pero hay pecado que no lleva a la muerte.

El tema de la oración, aunque apasionante, es siempre complejo. Una de las preguntas que cualquier seguidor de Jesús se ha planteado en alguna ocasión es qué cosas responde Dios y qué cosas no responde cuando oramos y, por qué en ocasiones nos niega lo que en otras ocasiones o a otras personas les concede.
Juan nos ayuda al enfatizar una idea relacionada con la oración, la voluntad de Dios. La certeza de ser escuchados viene de saber que aquello que pedimos es conforme a la voluntad de Dios. Si pedimos conforme a su voluntad nos escucha,. Si nos escucha, sabemos que tendremos la respuesta a nuestra petición. La clave, de nuevo, es la voluntad.
Jesús mismo nos enseña en este sentido. Nos dijo que oráramos pidiendo que su voluntad fuera hecha. Él, cuando estaba en Getsemaní, oro pidiendo ser librado del trance que tenía que vivir, sin embargo, afirmó que no se hiciera su voluntad sino más bien la del Padre.
Pero hay ocasiones en las que desconocemos cuál es la voluntad del Padre. El apóstol Pablo nos dijo qué debemos pedir, cómo conviene pedir. No lo sabemos. Pero luego, para que no perdiéramos la esperanza afirmó que en estos casos, en situaciones como estas el propio Espíritu intercede por nosotros con lenguajes incomprensibles.

Un principio

Nuestra oración siempre se somete a la voluntad de Dios

Una pregunta

¿Qué estás orando que debe someterse a la voluntad de Dios?