1 JUAN 1:1-4

1 Lo que existía desde el principio de todas las cosas, lo que oímos, lo que vimos con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos, eso es la Palabra de vida.

 2 Porque la vida se ha manifestado, y nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella. Por eso os proclamamos ahora la vida eterna, que estaba con el Padre y se nos manifestó.

 3 Lo que hemos visto y oído os anunciamos, para que fraternalmente unidos con nosotros podáis también participar de la verdadera comunión que tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

 4 Todo esto os escribimos para que vuestra alegría sea completa.

 

He puesto este título a este pasaje porque creo que muchos seguidores de Jesús somos precisamente eso, especialistas en audición. Lo somos porque muchos, que no todos, sabemos y estamos comprometidos en hablar del Maestro, en proclamarlo, en que otros puedan oírlo. Nuestro mensaje ha sido durante décadas y décadas ante todo y sobre todo verbal. Ahora bien, no creo que seamos tan buenos en hacer visible a Jesús para la gente de nuestra generación.

Porque precisamente de eso va este pasaje, de que Jesús pueda ser visto, palpado y experimentado y todo ello va más allá de la dimensión exclusivamente audible. Un conocido defensor de la fe de nuestros días lo describía muy bien del siguiente modo, como ayudar a aceptar la fe a una generación que oye con sus ojos y ve con su corazón. ¡Gran desafío! ¿Qué podemos hacer tú y yo para que Jesús sea visible por medio de nuestras vidas, nuestros valores, nuestras relaciones, nuestras prioridades, nuestra forma de pensar, actuar, afrontar el mundo? Pero, llevemos el desafío un paso más allá ¿Qué ve la gente cuando te mira a ti y a mí? ¿Pueden reconocer a Jesús aunque sólo sea de forma rasgada, imperfecta, sesgada, limitada? ¿Es posible que Jesús sea más visible y reconocible en muchos de aquellos que ni siquiera lo conocen ni lo reconocen? Me turba la afirmación de Jesús, por sus obras los conoceréis. Nunca afirmó que por su mensaje los conoceréis.

Quiero pasar a convertirme en un especialista en visión pues, la verdad, estoy un poco cansado de serlo de audición solamente.

 

Un principio

Que Jesús, el Señor, pueda ser reconocido en mi vida.

Una pregunta

Cuando te miran ¿Qué ven?